EL PAN DE LOS AQOS MOZOS. EL PAN DE LOS A√ĎOS MOZOS. BOLL,HEINRICH. Libro en papel. 9788490062715 2019-03-03

EL PAN DE LOS AQOS MOZOS Rating: 4,7/10 1402 reviews

EL PAN DE LOS A√ĎOS MOZOS. BOLL,HEINRICH. Libro en papel. 9788490062715

EL PAN DE LOS AQOS MOZOS

Salud s L√≠a escribi√≥:No he le√≠do nada de este autor, y me llama la atenci√≥n este libro ¬ŅAlguien lo ha le√≠do? Hac√≠a rato que yo hab√≠a cerrado el cap√≥; apoyaba las manos en la plancha del radiador y, a trav√©s del parabrisas, miraba su rostro, partido en dos partes desiguales por el limpiaparabrisas. Hace siete a√Īos que el joven Walter Fendrich ha emigrado a la ciudad. Ir y quedarse, y con quedar partirse, partir sin alma, y ir con alma ajena, o√≠r la dulce voz de una sirena y no poder del √°rbol desasirse; arder como la vela y consumirse, haciendo torres sobre tierna arena; caer de un cielo, y ser demonio en pena, y de serlo jam√°s arrepentirse; hablar entre las mudas soledades, pedir prestada sobre fe paciencia, y lo que es temporal llamar eterno; creer sospechas y negar verdades, es lo que llaman en el mundo ausencia, fuego en el alma, y en la vida infierno. Y todo fue en el despacho como una cafeter√≠a en hora punta, siendo s√≥lo dos, multitudes de se√Īoras y se√Īores desayun√°ndose, siendo s√≥lo dos, tan s√≥lo dos, cientos de tazas sucias de pecado, cientos de porras mordisqueadas, saboreadas, con un hambre de posguerras alemanas y de sexo en la adolescencia. Las plateadas esquirlas ca√≠an como un l√≠quido tintineante.

Next

El Pan De Los A√Īos Mozos

EL PAN DE LOS AQOS MOZOS

Hace siete a√Īos que el joven Walter Fendrich ha emigrado a la ciudad. Lo que no sab√≠a Walter al despertarse ese lunes por la ma√Īana es que su existencia gris, en un pa√≠s que pugnaba por dejar atr√°s las miserias de la guerra, iba a cobrar verdadero sentido con la llegada de Hedwig, una muchacha de su pueblo que viajaba a la ciudad para trabajar como maestra. El joven protagonista inicia precisamente en esos duros y dif√≠ciles d√≠as su vida de trabajo. En √©sta, como en otras de sus obras, Heinrich B√∂ll -Premio Nobel de Literatura 1972- denuncia el vac√≠o escalofriante del que padece la humanidad. Si la anterior que menciono tiene un protagonista con una fuerza que conquista a cualquier lector, este Walter Fendrich no dejar√° indiferente a nadie Adem√°s para mi gusto el escritor refleja tan bien lo vivido que parece una autobiograf√≠a, desde luego sab√≠a que le√≠ de √©l una obra hace un mont√≥n de a√Īos y me gust√≥, pero vamos que tras esta novelita, tengo otro autor mas en la agenda de los imprescindibles.

Next

El Pan De Los A√Īos Mozos

EL PAN DE LOS AQOS MOZOS

Han pasado pocos a√Īos desde la guerra, la memoria juega un papel tan importante como el presente mismo, por lo que no podemos estiquetar a esta novela como una novela sentimental, de amor. M√°s bien es un calent√≥n, no hay nada m√°s que un dejarlo todo por poseerse y que parezca que este d√≠a de pasi√≥n vaya a ser as√≠ siempre. Rese√Īa Hace siete a√Īos que el joven Walter Fendrich ha emigrado a la ciudad. Esta fotograf√≠a parece, digo, sacada de cualquier reportaje sacado de la a√Īorada revista Dunia: El cortejo, La Primavera, La Sexualidad en los j√≥venes, qu√© s√© yo. Todo estaba a la espera de que yo, situado ya en el estribo, me decidiera a subir;pero en aquel mismo momento, salt√© al and√©n. Pero El pan de los a√Īos mozos es tambi√©n una historia de amor que, como se√Īala el cr√≠tico Ignacio Valente, se mueve en el plano de las relaciones profundas que se crean entre un hombre y una mujer bajo la superficie de los ademanes y palabras m√°s simples, esta carga secreta y subterr√°nea de miedo, ternura, asombro, deseo, torpeza, veneraci√≥n, que se encierra en los pocos minutos del primer encuentro. Puede que no existiera hasta el momento en que yo la vi.

Next

HEINRICH B√ĖLL: EL PAN DE LOS A√ĎOS MOZOS

EL PAN DE LOS AQOS MOZOS

El libro me prepar√≥, como un manual que no segu√≠, porque no rob√© ni para pan. Dentro de poco seremos inmortales y, mientras, nos creemos j√≥venes hasta los 70 pero estamos solos. Hay algo de expresionista en toda la novela, un kafkiano absurdo en la actitud de los personajes, entre la visceralidad y la improvisaci√≥n, en todo caso sorprendente. Y dice el jefe - Oye, nena, p√°same una foto de archivo para el libro √©ste del Enrique B√∂ll, y ahora la porra, mil duros a que le metemos cuatro cero a los alemanes. Vivir es algo raro, s√≠. At√≠pica y poco convencional historia de amor, El pan de los a√Īos mozos es un breve e intenso relato en el que Heinrich B√∂ll narra el d√≠a m√°s importante en la vida de un joven, el d√≠a en que el amor se presenta en toda su plenitud como elemento purificador capaz de transformarlo todo. All√≠ lleva una vida que √©l mismo califica de pasable, trabajando como reparador de lavadoras, aunque no siempre fue as√≠.

Next

El Pan De Los A√Īos Mozos

EL PAN DE LOS AQOS MOZOS

Pensaba en las muchas explicaciones que habr√≠a tenido que soportar, y ahora sab√≠a que siempre hab√≠a odiado las explicaciones: Una palabrer√≠a interminable y sin sentido, y una insensata b√ļsqueda de culpabilidad e inocencia, reproches, gritos, llamadas, cartas, culpas que yo cargar√≠a sobre m√≠‚Ķ, culpas que ya ten√≠a. All√≠ lleva una vida que √©l mismo califica de pasable, trabajando como reparador de lavadoras, aunque no siempre fue as√≠. Por eso he escogido esta breve novela para iniciar 2017, porque habla de amor en una sociedad perdida. Narrada en primera persona, es una novela introspectiva y llena de excelentes reflexiones, en la que el protagonista recuerda su juventud, los a√Īos de formaci√≥n, la miseria y el hambre el pan es un s√≠mbolo importante en el libro. Es en este momento de la reflexi√≥n donde retomo a B√∂ll, pero de paso tambi√©n a otro escritor que siempre ha sido de mis favoritos: Niko Kazantzkis, otro escritor de realismo social fundado en una cosmovisi√≥n en la que ambos t√©rminos del binomio Dios -hombre son importantes, aun en los momentos m√°s horrendos de la Historia.

Next

HEINRICH B√ĖLL: EL PAN DE LOS A√ĎOS MOZOS

EL PAN DE LOS AQOS MOZOS

En efecto, desde Confesiones de un payaso, esa sencillez y lenguaje directo, esas atmósferas melancólicas y esa causticidad crítica te atrapan. En , también de pocas páginas, sólo 62, el principal protagonista es Felipe Montero, joven historiador que trabaja como bibliotecario ganando lo mínimo y que, al leer en el periódico un anuncio en el que se solicita a un profesional con sus cualidades: ordenado, escrupuloso, conocedor de la lengua francesa, para un empleo muy bien pagado, decide presentarse y solicitar la plaza. Qué puedo decir de Heinrich Böll que no haya dicho ya. El joven protagonista inicia precisamente en esos duros y difíciles días su vida de trabajo. Aprovecho el recuadro de mi comentario para rendirle en calidad de lector gracias a tus anotaciones críticas que me lo recuerdan , un sentido homenaje en el que coincido contigo.

Next

El Pan de los A√Īos Mozos (Fragmento)

EL PAN DE LOS AQOS MOZOS

Te mando un fuerte abrazo desde México. Y El tambor de hojalata la he releído dos, también es un novelón. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Y del horror de los días que siguen al final de la guerra, veamos una de las mejores páginas que he leído sobre el descubrimiento de la muerte: Ella y yo habíamos ganado una buena suma de dinero al escamotear parte de la chatarra que obtuve con un equipo de trabajadores en unas ruinas que tuvimos que desmantelar, antes que se derrumbaran. Metí la maleta en el asiento trasero de mi coche, puse al lado su bolsa y la ayudé a ella a subir, lo que me permitió sostener por primera vez su mano y su codo; era un codo redondo, firme, y la mano era grande, pero ligera; estaba seca y fría, y cuando pasé al otro lado del coche para subir y sentarme al volante, me detuve ante el radiador, abrí el capó e hice como si mirara el motor; pero la miré a ella, sentada tras el parabrisas.


Next

‚ÄúEl pan de los a√Īos mozos‚ÄĚ

EL PAN DE LOS AQOS MOZOS

Pues que se joda, jefe, que los alemanes nos han hecho perder mil duros por barba, menos al pelma de Ram√≠rez, esta foto ser√° nuestra venganza contra un escritor alem√°n. Pero El pan de los a√Īos mozos es tambi√©n una historia de amor que, como se√Īala el cr√≠tico Ignacio Valente, se mueve en el plano de las relaciones profundas que se crean entre un hombre y una mujer bajo la superficie de los ademanes y palabras m√°s simples, esta carga secreta y subterr√°nea de miedo, ternura, asombro, deseo, torpeza, veneraci√≥n, que se encierra en los pocos minutos del primer encuentro. Tienes raz√≥n, nuestros tiempos nublados dif√≠cilmente le conceder√≠an el Nobel hoy en d√≠a, y es que en el estercolero actual ya no importa lo m√°s m√≠nimo la reflexi√≥n cr√≠tica, los afectos y sentimientos, y menos a√ļn el amor, que ha sido sustituido brutalmente por los peores y m√°s ocurrentes caprichos del culo, lo que ha transformado hasta el lenguaje, por lo que ya no se dice hacer el amor, sino tener sexo. Su infancia y su primera juventud estuvieron marcadas por la dura posguerra alemana y el hambre, una sensaci√≥n implacable que le dej√≥ obsesionado con la idea de conseguir pan. Son los tiempos de postguerra en Alemania. La portada relato Esta peque√Īa gran obra se merec√≠a otra portada.

Next